Permite el acceso al cuidado de la salud mental y los servicios clínicos a aquellos de que otra forma sería prácticamente imposible como poblaciones rurales con difícil acceso.

Nos acercamos a personas con necesidades especiales, dificultades de movilidad, sordera, edad avanzada, agorafobia.

Cumplimos con la confidencialidad, privacidad e intimidad que rige la ética psicológica.

Se reduce el estrés o ansiedad que puede ocasionarte la atención tradicional, respetando tu privacidad e intimidad con mayor libertad de expresión de tus sentimientos problemas o conflictos, y potenciando el sentimiento subjetivo de protección.

La escritura beneficia la externalización de tus problemas, la desinhibición inconsciente de tus defensas, estimula la auto-observación y promueve el cambio terapéutico.

Pierde los miedos, ésta puede ser tu primera toma de contacto con la ayuda psicoterapéutica.